Discapacidad motriz y respuesta educativa

Elaborado por: Cristina Barrientos Durán


Soro (1994) realizó la siguiente agrupación para establecer una relación entre la respuesta educativa que pueden recibir los alumnos y sus características funcionales:


- Alumnos con discapacidad motora e inteligencia normal: Son alumnos que siguen el curriculum normal, pero necesitan de aditamentos especiales o bien requieren la omisión de algunos contenidos del curriculum.


- Alumnos con discapacidad motora y retraso mental moderado o discapacidad sensorial asociada (plurideficiencia): Son alumnos que siguen una programación que incluye los núcleos fundamentales del curriculum ordinario pero que presentan un ritmo de aprendizaje lento, necesitan actividades educativas diferentes de las habituales, además de determinados medios materiales e instrumentos para el acceso alternativo al curriculum.




- Alumnos con discapacidad motora y retraso mental grave y/o discapacidad sensorial asociada: son alumnos que siguen el curriculum alejado del ordinario. Los contenidos se centran en el desarrollo de hábitos en la vida diaria, en la comunicación y habilidades pre-ocupacionales.

Señala la autora que en general los niños pueden ubicarse en entornos educativos ordinarios, especiales o en combinación con ambos.


Soro, E. (1994). La escuela y los niños con discapacidad motriz. Comunicación, lenguaje y educación, 22, 23-35.



Introducción
Para iniciar con el tema de discapacidad motriz, es importante que entiendas la función del sistema nervioso, porque en la discapacidad motriz intervienen las funciones cerebrales que envían información al cuerpo a través de los nervios, sobre cómo moverse y por qué es necesaria la interpre­ tación adecuada de las sensaciones que llegan a él. Comenzaremos explicándote que el cerebro cumple con tres funciones principales:
a) Sensitiva. El cerebro es capaz de sentir determinados cambios o estímulos del interior del oganismo, es decir, el medio interno (como un dolor de estómago); también fuera de él, es decir, el medio externo (por ejemplo, una gota de lluvia que cae en la mano o el perfume de una rosa).
b) Integradora. La información sensitiva se analiza, se almacenan algunos aspectos y se toman decisiones de la conducta a seguir.
c) Motora. Es la respuesta que el cerebro organiza a partir de los estímulos; por ejemplo, con­ tracciones musculares, movimientos o secreciones glandulares como la salivación al ver un alimento.
El sistema nervioso está compuesto por: a) Neuronas. Células que forman el sistema nervioso central. Se encuentran en el cerebro y en la
médula espinal. Su principal tarea es recibir y enviar información, decirnos y hablarnos sobre nuestro cuerpo y ambiente, y cómo producir y dirigir nuestras acciones y pensamientos.
b) Médula espinal.Además de neuronas,contiene terminaciones nerviosas que llevan la información de los sentidos al cerebro; otras llevan de regreso la información motora a músculos y órganos. Controla la postura, el movimiento y las funciones de los órganos.
Discapacidad motriz. Guía didáctica para la inclusión en educación inicial y básica.
16c)Tallo cerebral. Aquí llegan todas las terminaciones nerviosas de la médula espinal. Interpreta las sensaciones de todas las funciones que no se controlan de forma consciente y voluntaria (como la respiración durante el sueño y el latido del corazón). También organiza y relaciona las activi­dades de cada uno de los lados del cerebro para funcionar armónicamente.
d) Cerebelo. Procesa todo tipo de sensaciones, pero en especial organiza las de gravedad, movi­miento, sistema muscular y articulaciones, para que el cuerpo se mueva suavemente y con precisión.
e) Hemisferios cerebrales. Procesan la información sensorial, incluyendo su significado. También planean y desarrollan la respuesta que dará el cuerpo. Dentro de los hemisferios cerebrales se encuentra el sistema límbico, responsable de regular el crecimiento y la respuesta emocional.
f)Corteza cerebral. Existen áreas para la interpretación de los sonidos, de las imágenes y para el control voluntario del cuerpo. Significa que una parte específica del cerebro mueve cada parte del cuerpo (por ejemplo, las áreas para los dedos, las manos y los músculos del habla son más grandes que las secciones para el resto del cuerpo). Para mover las manos y la boca se esta­blecen movimientos dirigidos, precisos y complejos como escribir y hablar, respectivamente. La corteza cerebral también recibe información de otras áreas; por ejemplo, el área de la visión toma la información sonora, del movimiento o del tacto, para darle un significado a la imagen que percibe a través de las “áreas de asociación”.

17
Funcionamiento de la movilidad
Toda nuestra piel y las articulaciones actúan como receptores de sentidos que envían, a través de los nervios, la información de todas las sensaciones al cerebro. A su vez, éste produce conciencia, percepción y conocimiento; también origina posturas, movimientos, planeación y coordinación de movimientos, emociones, pensamientos, memoria y aprendizaje.
Las sensaciones y los impulsos motores mantienen la postura, el balance y el movimiento. Sin embargo, en su desarrollo, los bebés tienen que aprender a dar significado a las sensaciones y a moverse. Todos los aprendizajes se fortalecen aproximadamente hasta los siete años; además, a esta edad, los niños son más activos y aprenden a hacer muchas cosas con su cuerpo. De igual modo, muestran respuestas adecuadas que les permiten aumentar su capacidad de integrar sen­ tidos para perfeccionar el uso de herramientas, usar cubiertos, vestirse y escribir.
Se produce una discapacidad motriz, cuando se presenta un cambio en la información que el cerebro envía a las extremidades o cuando hay un problema en los huesos, en los músculos y en las articulaciones. A veces todo el proceso de desarrollo se ve interrumpido, como te lo explicaremos más adelante.
* Fragmento tomado de la Guía didáctica para la inclusión en educación inicial y básica. http://www.conafe.gob.mx

Aportación: Leonor Martínez S.



ADEFICIENCIA MOTORA O DISCAPACIDAD MOTRIZ
Es la deficiencia que provoca en el individuo que la padece alguna disfunción en el aparato locomotor. Como consecuencia se pueden producir limitaciones posturales, de desplazamiento o de coordinación del movimiento.
Los principales problemas que puede generar la discapacidad motriz son varios, entre ellos podemos mencionar: movimientos incontrolados, dificultades de coordinación, alcance limitado, fuerza reducida, habla no inteligible, dificultad con la motricidad fina y gruesa, mala accesibilidad al medio físico.
El control postural es una parte integral del control motor, ofreciendo estabilidad y un substrato para el movimiento. La postura se define como el alineamiento de los segmentos entre si y su posición en el espacio.
El control postural es la habilidad para obtener y mantener posturas durante actividades casi-estáticas y dinámicas. Incluye la habilidad para enderezar la cabeza, el tronco y las extremidades y para mantener y recobrar el equilibrio. El control de la postura, no podemos abordarlo desde un único punto de vista, un buen control es fundamental para todos y cada uno de los momentos, actividades y tareas del día.
Desde las actividades de higiene personal, el vestido, la alimentación, el transporte, la sedestación…todas, necesitarán en alguna medida de valoración postural, para que las tareas sean lo más funcionales y gratificantes posible. La sedestación, el estar sentado, es sin duda la postura más utilizada y a la que tenemos que prestar una mayor atención en la escuela.
Partiendo de la base de que las sillas de ruedas son ayudas técnicas, consideradas en nuestro caso ayudas técnicas para el transporte, el trasvase a otro asiento es prioritario, por lo que una buena sedestación, un mobiliario escolar adaptado, ayudas para el posicionamiento y otros materiales adecuados, le facilitarán a los niños y niñas un mejor control postural, así como una mejor interacción de éste con su entorno, en el medio escolar. Sin embargo, cada vez son más las sillas de ruedas que con distintos sistemas de posicionamiento, aseguran un buen control postural general, por lo que en muchos de estos casos se omitirán otros asientos, aunque si se mantendrán otros cambios posturales en bipedestación o decúbito.




DISCAPACIDAD MOTORA O NEUROMOTORA
Cuando un niño sufre una lesión en el área motora del Sistema Nervioso Central (cerebro)o en el Sistema Nervioso Periférico (raíces nerviosas),vamos a encontrarnos con que sus movimientos no son como en la mayoría, y decimos que tiene una discapacidad neuromotora.
La función motora es muy compleja, en ella intervienen el sistema nervioso central y el periférico, el sistema osteoarticular, el sistema músculo-ligamentoso, el sistema metabólico e incluso la programación genética.
Cualquier afectación a uno o varios de estos niveles tanto en el período prenatal como en el postnatal puede causar trastorno motor y alterar su desarrollo global.
Los trastornos motores se agrupan según el sistema especialmente alterado.
a) Trastornos motores de origen Neurológico (P.C.I. Parálisis Cerebral Infantil).
b) Trastornos motores de origen Neuromuscular (ejemplo: distrofias musculares).
c) Trastornos motores de origen osteoarticular (ejemplo: acondroplasia o enanismo o pies zambos).
d) Trastornos motores Neurodegenerativos (ejemplo: Ataxia de Fiedrich-Síndrome de Rett).
e) Retrasos en el desarrollo motor. Este retraso acompaña a muchos trastornos neurológicos, sensoriales o perceptivos, pero no existe lesión en las vías motoras o alteración en el sistema neuromuscular.
La discapacidad motora o neuromotora es un trastorno que principalmente se caracteriza por la inhabilidad para poder controlar completamente las funciones del sistema motor. Esto puede incluir espasmos o rigidez en los músculos, movimientos involuntarios o trastornos de la postura y la movilidad.En ambas discapacidades predomina la necesidad de propiciar habilidades motoras acordes a su edad que le permitan al niño acceder a una mejor calidad de vida, atendiendo de manera oportuna sus necesidades específicas.
Referencia bibliográfica:
Martínez L. P., et. al. 2001. Anatomía, fisiología e higiene. México: Editorial Imagen.
Aportación de Rosa María Martínez Maldonado
DISCAPACIDAD MOTRIZ


1.jpg




Generalmente son la consecuencia de lesiones medulares, parálisis cerebral, distrofias musculares, esclerosis múltiple, etc.
Los problemas de motricidad no tienen por qué afectar en el proceso de enseñanza- aprendizaje. Aunque es frecuente que los estudiantes con esta discapacidad necesiten algunas adaptaciones.




2.jpg
Este grupo lo conforman: Discapacidades de las extremidades inferiores, Discapacidades de las extremidades superiores
Discapacidades motrices
Comprende a las personas que presentan discapacidades para caminar, manipular objetos y de coordinación de movimientos para realizar actividades de la vida cotidiana.
Excluye las discapacidades que tienen que ver con deformaciones del cuerpo y que no implican la carencia o dificultad de movimiento.




Discapacidades de las extremidades inferiores, tronco, cuello y cabeza:
Comprende a las personas
3.jpg
tienen limitaciones para moverse o caminar debido a la falta total o parcial de sus piernas. Comprende también a aquellas que aún teniendo sus piernas no tienen movimiento en éstas, o sus movimientos tienen restricciones que provocan que no puedan desplazarse por sí mismas, de tal forma que necesitan la ayuda de otra persona o de algún instrumento como silla de ruedas, andadera o una pierna artificial (prótesis). Incluye a las personas que tienen limitaciones para desplazarse y que no cuentan con ningún tipo de ayuda, así como a las personas que cojean para caminar.
Este subgrupo también incluye a las personas que tienen limitaciones para doblarse, estirarse, agacharse para recoger objetos y todas aquellas discapacidades de movimiento de tronco, cuello, y cabeza (excepto parálisis facial); así mismo incluye a las eficiencias músculo-esqueléticas que afectan la postura y el equilibrio del cuerpo.
Quedan comprendidas también en este subgrupo las personas que tienen carencia o dificultades de movimiento en tronco, cuello y cabeza combinada con la falta de movimiento en las piernas.
Discapacidad motriz en el aula
4.jpg
:





Ubicar a los/las estudiantes con esta discapacidad en las aulas accesibles de las Facultades y Escuelas, facilitando puestos reservados en las primeras filas.
- Proporcionar mobiliario adaptado.
- Permitir el uso de ordenador, cualquier otra ayuda técnica que el/la estudiante necesite, siempre que sea posible, proporcionarle los apuntes, bibliografía, transparencias, etc, con antelación para que pueda seguir las clases con normalidad.
- Si la/el estudiante tiene dificultades en la toma de apuntes, y tiene apoyo de una persona voluntaria, permitir la estancia del voluntario/a.
- En ocasiones es recomendable flexibilizar los plazos en la presentación de trabajos.
- En los exámenes, siempre que sea posible, utilizar las mismas técnicas de evaluación que al resto de sus compañeros/as. Si el/la estudiante tiene dificultades en la escritura, o en el habla, facilitar realizar la prueba acorde a sus capacidades.


5.jpg




Bibliografía:
http://www.ucm.es/
http://www.inegi.gob.mx

Morales Montaño Claudia verónica

¿Qué es la discapacidad motriz?


DISCAPACIDAD MOTORA O MOTRIZ
Una persona con discapacidad motora es aquella que presenta de manera transitoria o permanente alguna alteración de su aparato motor, debido a un deficiente funcionamiento en el sistema nervioso, muscular y /u óseo, o en varios de ellos relacionados, que en grados variables limita alguna de las actividades que puede realizar el resto de las personas de su edad.


Esta discapacidad implica la limitación del normal desplazamiento físico. Las personas que tienen este tipo de discapacidades pueden ser semiambulatorias o no ambulatorias. En el caso del primer tipo, se movilizan ayudadas por elementos complementarios, como ser muletas, bastones, andadores, etc. Las no ambulatorias sólo pueden desplazarse con silla de ruedas. Esto implica la fundamental importancia de estos elementos para las personas con discapacidad.


Las causas de esta discapacidad pueden ser por secuelas neurológicas, miopatías, ortopédicas o reumatológicas. Las secuelas neurológicas se dividen en cerebrales (parálisis o hemiplejia) o medulares.

Para clasificar una deficiencia motora hay que atender a 4 criterios:

I. Fecha de aparición: la deficiencia puede aparecer desde el nacimiento, después, en la adolescencia y a lo largo de toda la vida.
  • Congénitas: cualquier tipo de malformaciones. Por ejemplo: espina bífida.
  • Después del nacimiento: como la parálisis cerebral, cuya detección suele ser unas semanas más tarde del nacimiento (cuando no muestra los patrones motrices adecuados a su edad).
  • Adolescencia: miopatías.
  • A lo largo de toda la vida: accidentes, traumatismos (traumatismos craneoencefálicos, vertebrales, derrames, etc).
II. Etiopatología:
  • Transmisión genética: Miopatía de Duchenne de Boulogne, transmitida por una madre portadora.
  • Infecciones microbianas: tuberculosis ósea, poliomielitis, etc.
  • Accidentes: pueden sobrevenir en el momento del parto o a lo largo de toda la vida.
  • Origen desconocido: como, por ejemplo: espina bífida, escoliosis ideopática o el origen de los tumores.
III. Localización topográfica:
  • Parálisis: monoplejia, diplejia o parálisis bilateral, tetraplejia, paraplejia, triplejia y hemiplejia
  • Paresia: es una parálisis más suave, ligera o incompleta. Tipos: monparesia, hemiparesia, tetraparesia, parapesia o paraparesia, triparesia y diparesia.
IV. Origen:
  • Origen cerebral: parálisis cerebral, traumatismos cerebrales, tumores cerebrales, etc.
  • Origen espinal: poliomielitis, espina bífida, lesiones medulares degenerativa que degeneran en ataxias y traumatismo medulares
  • Origen Muscular: miopatías (en realidad son distrofias)
  • Origen óseo-articular u osteoarticular: malformaciones congénitas, distrofias, enfermedades microbianas (osteomielitis o tuberculosis osteoarticular), traumatismos de la infancia, lesiones osteoarticulares por desviaciones del raquis (cifosis, escoliosis, etc.)
Para obtener más información: http://proyecto-cas.iespana.es/document/lfv1/lfv1.htm

Aportación: C. Mabel Mendoza Martínez

Discapacidad Motriz

La discapacidad motriz se presenta cuando una persona muestra de manera transitoria o permanente alguna alteración de su aparato motor, debido a un deficiente funcionamiento en el sistema nervioso muscular y/o óseo-articular, o en varios de ellos relacionados, que en grados variables limita alguna de las actividades, que puede realizar el resto de las personas de su edad.
Es irreversible, no progresiva. Se caracteriza por; anormalidades en la postura y movimiento y puede acompañarse de efectos perceptuales como: visuales, auditivos y de lenguaje
Dependiendo el tipo de discapacidad, a las personas se les clasifica entre ambulatorios y no ambulatorios. Los ambulatorios son aquellas personas que pueden usar sus miembros inferiores para sostenerse de pie y sus miembros superiores para manipular los apoyos (bastón, muletas, andadera, etc.). Los no ambulatorios son aquellos que necesitan una silla de ruedas para movilizarse, debido al grado de su discapacidad.
Existen distintas causas por las que puede darse la discapacidad motriz:
Antes del nacimiento – Congénitas Adquiridas
  • Deficiente desarrollo de las células cerebrales.
  • Trastornos patológicos en la madre (convulsiones, enfermedades de riñones, incompatibilidad de factor RH, rubeola, desnutrición, fumar, alcohol y droga).
Después del nacimiento
  • Parto prematuro
  • Uso de forces
  • Dificultad del parto (mayor duración, “anoxia”)
Durante la infancia
  • Infecciones de la infancia, acompañadas de temperaturas altas (meningitis), falta de oxigenación (ahogamiento), traumatismo craneoencefálico (accidentes), golpes (niño maltratado), envenenamiento (plomo)

El diagnóstico del niño con discapacidad motora es muy difícil en lactantes menores de 4 meses e inclusive en los de 6 si el problema es leve. Los signos consisten principalmente en retardo del desarrollo motor y persistencia de reacciones primitivas. En los casos más leves a veces el diagnóstico se hace a los 18 meses cuando el niño debería caminar.
A medida que el niño se torna más activo, van instalándose posturas y movimientos anormales, que cambian según las adapte a sus actividades funcionales. Estos cambios se operan de acuerdo con líneas previsibles, pero difieren entre los diversos tipos de parálisis cerebral: cuadriplejías y diplejías espásticas o hemiplejías y atetosis.

Tipos de Parálisis Cerebral

Existen diferentes tipos de parálisis cerebral que se clasifican de acuerdo a tres factores (tono postural, tipo de alteración de la intervención recíproca y distribución de la discapacidad).
Una comprensión de todos estos factores, nos llevará no sólo a una mejor comprensión de la naturaleza del impedimento de estos niños, sino que también formará la base para una orientación racional, del tratamiento y del manejo.
  • Cuadriplejía: Se encuentra afectado todo su cuerpo, presentando movimientos involuntarios (asimetría), alteraciones de postura, movimiento, cuando es espástico se presenta rigidez y tensión muscular. Habitualmente los niños presentan dificultad en la alimentación y ciertos compromisos de lenguaje y de articulación de la palabra.Diplejía: Es también, el compromiso de la totalidad del cuerpo, pero la mitad inferior se encuentra más afectada que la superior. El control de la cabeza, de los brazos y de las manos esta por lo general poco afectado y la palabra hablada puede ser normal, no obstante no es excepcional la presencia de estrabismo. A veces la parte superior se encuentra tan levemente comprometida que se diagnóstica paraplejía cerebral.Hemiplejía: Es el compromiso de un solo lado.
Todos estos pueden se en forma pura o combinados con:
  • Espasticidad
  • Atetosis
  • Ataxia
  • Rigidez
  • Temblor

Discapacidad Motriz Asociada a Daño Neurológico

Los alumnos con discapacidad motriz asociada a daño neurológico presentan alteraciones en el área motriz, problemas de tono muscular, perceptuales y de coordinación. Además, también puede tener dificultades en su capacidad intelectual.

Discapacidad Motriz solo Físico

Los alumnos presentan limitaciones en la movilidad de algunas de las extremidades o bien carecen de uno o mas segmentos del cuerpo que puede ser derivado de naturaleza congénita o adquirida.

FUENTE:
http://www.seyc.gob.mx/portal/niveles_educativos/basica/educ_especial_motriz.php
























APORTACIÓN: Ana Buendía Y.





Discapacidad Motriz

¿Qué es la discapacidad motriz?

La movilidad limitada es la que presenta una persona a causa de una secuela, manifiesta alteraciones generales o específicas, dificulta el desplazamiento de las personas, haciéndolo lento y difícil, algunas veces no es visible y en otras se requiere de apoyos especiales tales como: aparatos ortopédicos, bastón, muletas, andadera o silla de ruedas, ortesis o prótesis.

Medidas de Seguridad en Caso de Emergencia

Cuando se apoye a una persona con discapacidad motriz se debe de observar lo siguiente:
  • Preguntar con naturalidad si necesita ayuda
  • Ajustar tu paso al de la persona con discapacidad
  • Si utiliza bastón, andadera, o muletas no lo separes de su apoyo especial
Para auxiliar a una persona con silla de ruedas y cuando sean de uno a tres escalones debes de considerar:
  • Estar atento a los obstáculos que puedan frenar las ruedas delanteras (1).
  • Para subir un escalón, inclina la silla hacia atrás, apoyando un pie en los tubos que sobresalen en la parte trasera, sube primero las ruedas delanteras y después las traseras (2).
  • Para bajar un escalón ubica las ruedas traseras al borde de éste y baja primero las ruedas traseras y después con cuidado baja las delanteras. Recuerda que el posapies (3) sobresale de la silla, cuida de no golpearlo.
  • Para cargar la silla, se necesitan dos personas, nunca se debe hacer del descansa-brazos (4), sino del tubo vertical ubicado frente a las llantas traseras con una mano (5) y con la otra del manubrio (6).
La discapacidad motora se define como un trastorno del movimiento y de la postura debido a un defecto o lesión del cerebro inmaduro. La lesión cerebral no es progresiva y causa un deterioro variable de la coordinación de la acción muscular, con la resultante incapacidad del niño para mantener posturas normales y realizar movimientos normales. Este impedimento motor central se asocia con frecuencia con afectación de lenguaje, de la visión y de la audición, con diferentes tipos de alteraciones, de la percepción, cierto grado de retardo mental y/o epilepsia.

¿Cómo se detecta la discapacidad motora?

El diagnóstico del niño con discapacidad motora es muy difícil en lactantes menores de 4 meses e inclusive en los de 6 si el problema es leve. Los signos consisten principalmente en retardo del desarrollo motor y persistencia de reacciones primitivas. En los casos más leves a veces el diagnóstico se hace a los 18 meses cuando el niño debería caminar.
A medida que el niño se torna más activo, van instalándose posturas y movimientos anormales, que cambian según las adapte a sus actividades funcionales. Estos cambios se operan de acuerdo con líneas previsibles, pero difieren entre los diversos tipos de parálisis cerebral: cuadriplejías y diplejías espásticas o hemiplejías y atetosis.

Causas

  • Antes del nacimiento – Congénitas Adquiridas
    • Deficiente desarrollo de las células cerebrales.
    • Trastornos patológicos en la madre (convulsiones, enfermedades de riñones, incompatibilidad de factor RH, rubeola, desnutrición, fumar, alcohol y droga).
  • Después del nacimiento
    • Parto prematuro
    • Uso de forceps
    • Dificultad del parto (mayor duración, “anoxia”)
  • Durante la infancia
    • Infecciones de la infancia, acompañadas de temperaturas altas (meningitis), falta de oxigenación (ahogamiento), traumatismo craneoencefálico (accidentes), golpes (niño maltratado), envenenamiento (plomo)

Tipos de Parálisis Cerebral

Existen diferentes tipos de parálisis cerebral que se clasifican de acuerdo a tres factores (tono postural, tipo de alteración de la intervención recíproca y distribución de la discapacidad).
Una comprensión de todos estos factores, nos llevará no sólo a una mejor comprensión de la naturaleza del impedimento de estos niños, sino que también formará la base para una orientación racional, del tratamiento y del manejo.
  • Cuadriplejía: Se encuentra afectado todo su cuerpo, presentando movimientos involuntarios (asimetría), alteraciones de postura, movimiento, cuando es espástico se presenta rigidez y tensión muscular. Habitualmente los niños presentan dificultad en la alimentación y ciertos compromisos de lenguaje y de articulación de la palabra.

  • Diplejía: Es también, el compromiso de la totalidad del cuerpo, pero la mitad inferior se encuentra más afectada que la superior. El control de la cabeza, de los brazos y de las manos esta por lo general poco afectado y la palabra hablada puede ser normal, no obstante no es excepcional la presencia de estrabismo. A veces la parte superior se encuentra tan levemente comprometida que se diagnóstica paraplejía cerebral.

  • Hemiplejía: Es el compromiso de un solo lado.
Todos estos pueden se en forma pura o combinados con:
  • Espasticidad
  • Atetosis
  • Ataxia
  • Rigidez
  • Temblor

Discapacidad Motriz Asociada a Daño Neurológico

Los alumnos con discapacidad motriz asociada a daño neurológico presentan alteraciones en el área motriz, problemas de tono muscular, perceptuales y de coordinación. Además, también puede tener dificultades en su capacidad intelectual.

Discapacidad Motriz solo Físico

Los alumnos presentan limitaciones en la movilidad de algunas de las extremidades o bien carecen de uno o mas segmentos del cuerpo que puede ser derivado de naturaleza congénita o adquirida.

Fuente: http://www.seq.gob.mx/portal/niveles_educativos/basica/educ_especial_motriz.php
Aportación: Bessy Sterling




Discapacidad Motriz
Alteración de la capacidad del movimiento que implica en distinto grado a las funciones de desplazamiento y/o de manipulación, bucofonatorias o de la respiración, que limita a la persona en su desarrollo personal y social.
Generalmente son la consecuencia de lesiones medulares, parálisis cerebral, distrofias musculares, esclerosis múltiple, etc.
http://www.ucm.es/?a=directorio/oipd&d=0002270

Los niños en situación de discapacidad motora, presentan encefalopatías no progresivas, que pueden tener su comienzo antes del parto o durante él, o en la infancia temprana, y que obstaculiza o impide el desarrollo motor normal. Tienen una serie de características físicas, derivadas directa o indirectamente de su alteración neurológica. Logran ciertas habilidades motrices en forma más lenta y/o distorsionada e incluso es posible que no las adquieran. Además pueden tener otras alteraciones del Sistema Nervioso Central que originen convulsiones, comprometan sus sentidos especiales, su capacidad de aprendizaje y razonamiento, su conducta y sus relaciones interpersonales.

Algunas de las características del desarrollo de estos niños, son susceptibles de “mejoría” o progreso y pueden llegar a ser superadas, si se dispone de todos los medios, recursos y apoyos adecuados.
http://www.crisalida.edu.co/motora.html
Aportación: Edgar Eduardo Montoya Velazquez.
__


Discapacidad motora

La deficiencia motora es aquella que provoca en la persona que la presenta alguna disfunción en el aparato locomotor o también se refiere a la dificultad que presentan algunas personas para participar en actividades propias de la vida cotidiana, que surge como consecuencia de la interacción entre una dificultad específica para para manipular objetos o acceder a diferentes espacios, lugares y actividades que realizan todas las personas, y las barreras presentes en el contexto en el que se desenvuelve la persona.

Las barreras, son de distinto tipo, por ejemplo, si la dificultad de un niño o niña se refiere a la movilidad de sus extremidades inferiores, no podrá acceder autónomamente, a las dependencias de edificios o viviendas que no tengan rampas o ascensores adecuados, no podrá usar los servicios higiénicos que no estén habilitados, no podrá acceder a los medios de transporte público, difícilmente podrá practicar deportes si no están adaptados, o simplemente, trasladarse cómodamente por las calles de la ciudad las que están llenas de obstáculos. Así, más allá de sus limitaciones o dificultades físicas efectivas, las barreras de un entorno hecho por y para personas sin discapacidad, condicionarán en el niño o niña, una percepción alterada de sus posibilidades reales, y una dependencia absoluta de los otros u otras.

Como se puede apreciar en la definición, la discapacidad motora no depende únicamente de las características físicas o biológicas del niño o niña, sino que se trata más bien de una condición que emerge producto de la interacción de esta dificultad personal con un contexto ambiental desfavorable.
Causas de las dificultades motorasLa discapacidad motora puede deberse a diferentes causas y se puede originar en diferentes etapas de la vida de un ser humano (pre-natal, peri-natal y post-natal), por alguno de los siguientes factores:

  • Factores congénitos: Alteraciones durante el proceso de gestación, como malformaciones congénitas (espina bífida, amputaciones, agenesia, tumores, parálisis cerebral, etc.).
  • Factores hereditarios: Transmitidos de padres a hijos, como Distrofia Muscular de Duchenne, osteogénesis imperfecta, entre otras.
  • Factores adquiridos en la etapa post-natal: Traumatismos, infecciones, anoxia, asfixia, accidentes vasculares, parálisis cerebral, etc.
Compromiso motor en una personaEs importante realizar un diagnóstico temprano, el que debe ser realizado por un equipo de especialistas en dónde participen médicos de distintas especialidades: Neurólogo, Médico Fisiatra, Pediatra.
El déficit motor más común es la Parálisis Cerebral, la que se puede clasificar según:

El compromiso motor:
  • Espásticas: Aumento del tono muscular, reflejos primitivos desinhibidos, posturas patológicas con altas posibilidades de deformidades osteoarticulares, como: luxación de caderas, escoliosis, pié equino, etc.
  • Disquinéticas: pueden ser del tipo:
  • Coreoatetosis: Movimientos involuntarios, a menudo generalizados, que se hacen más evidentes entre 1 año y los 3 años.
  • Distonías: se caracterizan por mantener una postura anormal fija por tiempo prolongado y/o variabilidad del tono que va de hipo a hipertono.
  • Atáxicas: existe una incoordinación del movimiento y alteraciones del equilibrio. Muchas veces se manifiesta en alteraciones de la motricidad fina.
  • Mixtas: se mezclan signos de espasticidad, disquinesia y/o signos atáxicos.
El compromiso topográfico:
  • Hemiparesia: compromiso de un lado del cuerpo.
  • Paraparesia: compromiso de extremidades inferiores.
  • Hemiparesia doble: compromiso de las 4 extremidades, pero más intenso en las superiores.
La severidad del compromiso:
  • Leve (30% de compromiso funcional): logra caminar solo, logra independencia en las actividades de la vida diaria, lenguaje normal. Coeficiente Intelectual (CI) normal o déficit cognitivo en los distintos grados. Se integra a la vida normal sin mayores tratamientos.
  • Moderado (entre un 30 y un 50 % de compromiso funcional): Necesita ciertas ayudas técnicas para lograr independencia en marcha y actividades de la vida diaria (AVD). Hay ciertos problemas de comunicación y un CI de normal a déficit cognitivo leve a moderado. Requiere de diferentes tratamientos para integrarse a la vida normal.
  • Severo (entre un 50 y un 70 % de compromiso funcional): sus impedimentos motores, intelectuales y/o sensoriales le impiden alcanzar una independencia total en autocuidado.Su integración social es parcial.
  • Grave (entre un 70 y un 100% de compromiso funcional): el compromiso es máximo y en todas las áreas de desarrollo, con escasa conexión ambiental y severos problemas asociados. No hay mayores posibilidades de integración a nivel social.
Contexto educativo para dar respuestas de calidad a la diversidad y a las NEEAspectos relacionados con el establecimiento en su conjunto:
Considerar en el programa de capacitación para el equipo docente, la entrega de herramientas para atender a las NEE y facilitar la integración de niños y niñas con discapacidad motora.

Utilizar instrumentos internos para el manejo de información: como pauta de observación, anamnesis, entrevistas, etc., para recoger antecedentes relevantes de niños y niñas con déficit motor y realizar las adecuaciones curriculares atingentes a las necesidades educativas especiales que presentan.

Orientar la relación positiva y natural entre todos los miembros del centro educativo con los niños y niñas que presentan NEE asociadas a discapacidad motora, evitando hacia ellos/ ellas la sobreprotección o el rechazo.

Destacar en la comunidad educativa, las fortalezas y posibilidades de desarrollo de los niños o niñas con discapacidad motora, evitando centrarse en su déficit o en los problemas que presenta.

Fomentar en los niños y niñas conductas de autonomía e independencia brindando el apoyo estrictamente necesario para su normal desenvolvimiento en la escuela.

Trabajar en colaboración con el equipo de integración y/o con el equipo de docentes, paradocentes y unidad educativa y con las instituciones de rehabilitación a las que asisten los niños y niñas con discapacidad motora. Compartir con los/las colegas la información actualizada de las características, logros, necesidades y desarrollo de los niños o niñas con discapacidad motora integrados en el establecimiento.

Incorporar la participación de los niños y niñas con discapacidad motora en las distintas actividades programadas dentro y fuera del establecimiento educacional: paseos recreativos, salidas pedagógicas, excursiones, etc.
Actividades de enseñanza-aprendizajeEs necesario:
  • Programar actividades con diferentes grados de dificultad.
  • Programar para una misma unidad didáctica diferentes actividades para conseguir sus objetivos.
  • Programar actividades que tengan diferentes formas en su ejecución.
  • Establecer la posibilidad de realizar distintas actividades en los diferentes grupos y estudiantes.
  • Programar actividades individuales, grupos grandes y pequeños en forma equilibrada.
  • Establecer momentos en que los estudiantes puedan elegir actividades.
  • En la programación de actividades que se realicen fuera del aula y en el entorno de la institución, prever que puede ser necesario la ayuda de un auxiliar educativo y la utilización de un medio de desplazamiento para el estudiante con discapacidad motora.
  • En la programación de las salidas escolares, diseñar itinerarios y actividades que estén al alcance de todos los estudiantes.
Aspectos relacionados con el espacio físico:El espacio físico requiere además de algunas consideraciones que se deben tener presentes:
  • Privilegiar salas en el primer piso, donde permanezca el niño o niña, si el establecimiento no cuenta con rampa o ascensor.
  • Modificar la altura de tableros, espejos, perchas, para que puedan estar al alcance y ser utilizados por todos los estudiantes incluidos los niños y niñas con discapacidad motora.
  • Instalar tiradores de puertas y armarios para que puedan ser utilizados por niños y niñas que presentan dificultad en la manipulación.
  • Adecuar el mobiliario escolar de manera que el niño o niña con discapacidad motora pueda utilizarlo y trabajar junto con sus pares.
  • En el caso de niños y niñas con dificultad en la funcionalidad de las extremidades superiores (brazos y manos), se sugiere fijar el material a la mesa de trabajo, agrandar el formato de las actividades gráficas (dibujos), simplificar y crear material de apoyo, para facilitar la manipulación y la prensión de algunos instrumentos pedagógicos (lápices, pinceles, tijeras, plumones, etc.).
  • Para el uso del baño es necesario hacer algunas adaptaciones que brinden independencia al niño o niña, como: poner barandas laterales en la taza de baño, en dónde se pueda afirmar, especialmente en las transferencias de la silla de ruedas a la taza del baño.
  • Probar con diferentes adaptaciones en las prendas de vestir: reemplazar cierres o botones por velcro, utilizar botones grandes, usar ropa con elástico en vez de cierre.
  • Ubicar lavamanos a diferentes alturas (uno más bajo) y que considere el acceso de la silla de ruedas, poner el espejo inclinado para que permita al niño y niña en silla de ruedas mirar su imagen.
  • Contar con una grifería adecuada en el lavamanos para ser manipulada con facilidad por niños y niñas que usen prótesis de brazo (gancho), o que tengan disminuida la fuerza muscular.
La manipulaciónLa escritura es una de las actividades para la que más dificultades encuentran los niños y niñas con deficiencia motora. Se pueden utilizar las siguientes ayudas:
  • Adaptadores en los lápices y bolígrafos que mejoran la adherencia y presión.
  • Férulas posturales en las manos y muñequeras lastradas cuando no hay control de las muñecas.
  • El uso de ordenadores o máquinas de escribir puede ser una solución para el problema de la escritura, pero también requieren ayudas como teclados adaptados, ratones adaptados...
  • Otros útiles escolares de utilidad son las tijeras adaptadas, hules antideslizantes, sacapuntas fijados a la mesa, tableros magnéticos…
  • Colocar pivotes de distintos tamaños y grosores en puzzles, juegos…
  • Aumentar el grosor de las piezas en los juegos manipulativos.
Fuentes de InformaciónGobierno de Chile. 2007. Guía de apoyo técnico – pedagógico: necesidades educativas especiales en el nivel de educación parvularia. Santiago de Chile. Pág. 47.
Ministerio de Educación Nacional Bogotá. (2006). Orientaciones pedagógicas para la atención educativa a estudiantes con discapacidad motora. ISBN 958-691-266-3. Pág. 80.

Aportación Alfredo A.G.

Discapacidad motriz.
Concepto
Deficiencia motriz es la deficiencia que provoca en el individuo que la padece alguna disfunción en el aparato locomotor. Como consecuencia se pueden producir limitaciones posturales, de desplazamiento o de coordinación del movimiento.
Los principales problemas que puede generar la discapacidad motriz son varios, entre ellos podemos mencionar: movimientos incontrolados, dificultades de coordinación, alcance limitado, fuerza reducida, habla no inteligible, dificultad con la motricidad fina y gruesa, mala accesibilidad al medio físico.
Accesibilidad
Para mejorar la accesibilidad, en los establecimientos destinados a un uso público se deben tener en cuenta una serie de aspectos físicos pensando en la gente con deficiencias motrices:
  • Acceso a la entrada: se deben evitar los desniveles, sin embargo si éstos existen, se debe contar con una rampa de una inclinación máxima del 8% y una anchura mínima de 9 dm de material antideslizante. Además es conveniente que vaya acompañada de una barandilla para personas ambulantes.
  • Puertas: la anchura mínima de la puerta ha de ser de 9 dm, además ha de ir acompañada de una manilla en forma de palanca o de una barra horizontal que se accione presionando.
  • Pasillos y escaleras: será necesaria la instalación de pasamanos redondeados, separados 4cm y colocados a dos alturas para poder ser utilizados por personas con marcha inestable y de diferentes edades.
  • Baño: debe ser lo suficientemente ancho y amplio para que pueda acceder una silla de rueda. Además se debe disponer de barras de apoyo que faciliten el control del movimiento. Por otro lado el suelo ha de ser antideslizante, los sanitarios y accesorios deben estar a la altura de una silla de ruedas y la grifería ha de ser de fácil manejo.
  • Interruptores: los enchufes e interruptores de la luz han de estar situados a la altura suficiente para que se pueda acceder a ellos desde una silla de ruedas.
  • Cabinas de teléfono: deben haber de la altura para acceder desde una silla de ruedas.
Control postural y sedestación. Mobiliario escolar específico
El control postural es una parte integral del control motor, ofreciendo estabilidad y un substrato para el movimiento. La postura se define como el alineamiento de los segmentos entre si y su posición en el espacio.
El control postural es la habilidad para obtener y mantener posturas durante actividades casi-estáticas y dinámicas. Incluye la habilidad para enderezar la cabeza, el tronco y las extremidades y para mantener y recobrar el equilibrio. El control de la postura, no podemos abordarlo desde un único punto de vista, un buen control es fundamental para todos y cada uno de los momentos, actividades y tareas del día.
Desde las actividades de higiene personal, el vestido, la alimentación, el transporte, la sedestación…todas, necesitarán en alguna medida de valoración postural, para que las tareas sean lo más funcionales y gratificantes posible. La sedestación, el estar sentado, es sin duda la postura más utilizada y a la que tenemos que prestar una mayor atención en la escuela.
Partiendo de la base de que las sillas de ruedas son ayudas técnicas, consideradas en nuestro caso ayudas técnicas para el transporte, el trasvase a otro asiento es prioritario, por lo que una buena sedestación, un mobiliario escolar adaptado, ayudas para el posicionamiento y otros materiales adecuados, le facilitarán a los niños y niñas un mejor control postural, así como una mejor interacción de éste con su entorno, en el medio escolar. Sin embargo, cada vez son más las sillas de ruedas que con distintos sistemas de posicionamiento, aseguran un buen control postural general, por lo que en muchos de estos casos se omitirán otros asientos, aunque si se mantendrán otros cambios posturales en bipedestación o decúbito.
Se consideran metas u objetivos en sedestación:
  • Potenciar la capacidad funcional.
  • Normalizar el tono muscular/disminuir los movimientos reflejos anormales.
  • Prevenir el desarrollo de deformidades esqueléticas y musculares.
  • Promover una estabilidad proximal.
  • Consecución del máximo confort y seguridad.
  • Potenciar las capacidades visuales/perceptivas.
  • Mejora las funciones de deglución y digestivas.
  • Aumentar la higiene pulmonar.
  • Aumentar la autoestima.
Para la sedestación en general hay que considerar el darle soporte a la pelvis, sin que exista oblicuidad; a las extremidades inferiores darles apoyo y estabilidad; restaurar las curvas fisiológicas y la orientación escapulo-torácica en el tronco y las extremidades superiores; y por último, alineación de la cabeza y el cuello.
Para atender a las necesidades de los usuarios en silla de ruedas en lo que se refiere a la sedestación, debemos proporcionar un nivel de equilibrio en el asiento para ayudar a prevenir la oblicuidad pélvica, disminuir el riesgo de presión y fricción colocando las caderas en el fondo del asiento, proporcionando una base de soporte funcional, manteniendo una adecuada alineación de las extremidades inferiores y reduciendo la presión en la zona isquisal. Mantener las rodillas lo más cerca posible a los 90º, respetando las limitaciones de movimiento de rodilla, debemos también estabilizar la pelvis en una óptima posición, proporcionar un soporte en la parte baja dorsal para corregir o acomodar la cifosis.
Se debe colocar la columna alineada para obtener un adecuado alineamiento de la cabeza y el cuello, soportes laterales y cabecero si fuera necesario, asientos basculantes con bandejas y cinchas en el tronco.
Por todo ello se llega a la conclusión de que las ayudas, modificaciones y adaptaciones en el mobiliario son personales, ya que pretenden responder a las necesidades individuales. Las adaptaciones del mobiliario tienden a ser lo más sencilla posibles y que resulten estéticas.
Es importante como norma general mantener la misma altura de trabajo que el resto de su grupo. Y es preciso facilitar adaptaciones de mobiliario suficientes para las estancias del centro en las que el alumno desarrolle sus actividades. El mobiliario adaptado, debe someterse a revisiones posteriores para una mejor adecuación, resultando fundamental la intervención del equipo docente en este caso, que detecte posibles carencias o necesidades de modificación. Son los docentes, los que estando junto a los niños en todas las situaciones podrán valorar mejor las necesidades de adaptación del mobiliario. En definitiva, aportar comodidad, facilitar el equilibrio, estabilizar el tronco, los brazos y los miembros inferiores, evitar posturas incorrectas, aportar seguridad al alumno, favorecer el control y el alcance de los materiales escolares, y por ende mejorar la autoestima del alumnado, son los objetivos principales de las adaptaciones al mobiliario escolar. Para la adaptación de las sillas escolares, debemos considerar varios puntos antes de ponernos manos a la obra:
  • De qué nivel de control postural partimos.
  • Qué nos aporta la silla de ruedas del alumno y qué podemos mejorar
  • Uso de algún tipo de órtesis para tronco, o para miembros inferiores
  • Qué opinan el médico rehabilitador o el fisioterapeuta que tratan al niño, qué opina el profesorado y el educador, y también que sugieren y que expectativas tienen la familia y el propio chaval.
Por todo esto y como criterios generales, lo que se pretende con las adaptaciones del mobiliario es:
  • Una postura cómoda.
  • Aportar seguridad.
  • Facilitar el equilibrio.
  • Evitar posturas incorrectas.
  • Garantizar el apoyo de los pies.
  • Un mejor control de los materiales escolares.
  • Poder usar materiales imantados.
Las bases de una postura correcta serían:
  • Simetría.
  • Apoyo por igual en ambos hemicuerpos.
  • Cabeza en la línea media.
  • Basculación de la pelvis hasta conseguir el equilibrio.
  • Apoyo correcto de los pies.
El principio básico de una postura correcta en sedestación en silla de ruedas, es el mismo que se persigue con el mobiliario escolar. La elección y adecuación de una silla de ruedas va a ser fundamental para el desarrollo de todas las actividades del entorno escolar.
Como objetivos de una buena sedestación en silla de ruedas, se plantean los siguientes:
  • Objetivos posturales: alineación y simetría, tratando de inhibir reflejos primitivos, normalizar el tono muscular o compensar el tono inadecuado, evitar el desarrollo y progresión de la deformidad, distribuir las presiones de forma uniforme.
  • Objetivos funcionales: mejorar el control de la cabeza, apoyando adecuadamente la pelvis, pies y tronco si es necesario, para mejorar el control cefálico. Mejorar la función del miembro superior, estabilizando otros extremos y segmentos, para liberar las manos de la función de apoyo.
  • Objetivos prácticos: aumentar la movilidad y autonomía del usuario.
Otras definiciones
  • Limitación o ausencia de las funciones de las extremidades superiores, inferiores o de la columna vertebral como en la distrofia músculo- esquelética, artritis, secuela de polio, espondilitis anquilosante, amputación de miembros, etc.
  • La discapacidad motriz se presenta cuando una persona muestra de manera transitoria o permanente alguna alteración de su aparato motor, debido a un deficiente funcionamiento en el sistema nervioso muscular y/o óseo-articular, o en varios de ellos relacionados, que en grados variables limita alguna de las actividades, que puede realizar el resto de las personas de su edad.
  • La discapacidad motriz es aquella que abarca todas las alteraciones o deficiencias orgánicas del aparato motor o de su funcionamiento que afectan al sistema óseo, articulaciones, nervios y/o músculos. En esta discapacidad se presenta una clara desventaja en el aparato locomotor determinada por limitaciones posturales, de desplazamiento, coordinación y manipulación, pudiendo integrar dos o mas de estas. Es importante señalar que en ocasiones la discapacidad motriz está acompañada de otras alteraciones sensoriales, perceptivas, y de lenguaje y en un porcentaje alto no presentan ninguna discapacidad intelectual.
  • Alteración de la capacidad del movimiento que implica en distinto grado a las funciones de desplazamiento y/o de manipulación, bucofonatorias o de la respiración, que limita a la persona en su desarrollo personal y social. Generalmente son la consecuencia de lesiones medulares, parálisis cerebral, distrofias musculares, esclerosis múltiple, etc.
Los problemas de motricidad no tienen por qué afectar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Aunque es frecuente que los estudiantes con esta discapacidad necesiten algunas adaptaciones.
Si en la clase hay un estudiante con esta discapacidad, lo más recomendable es hablar personalmente y pedirle que nos informe de sus necesidades.
Ubicar a los estudiantes con esta discapacidad en las aulas accesibles de las Facultades y Escuelas, facilitando puestos reservados en las primeras filas.
Proporcionar mobiliario adaptado.
Permitir el uso de ordenador, grabadora y cualquier otra ayuda técnica que el estudiante necesite, y siempre que sea posible, proporcionarle los apuntes, bibliografía, transparencias, etc, con antelación para que pueda seguir las clases con normalidad.
Si el estudiante tiene dificultades en la toma de apuntes, y tiene apoyo de una persona voluntaria, permitir la estancia del voluntario/a.
En ocasiones es recomendable flexibilizar los plazos en la presentación de trabajos.
En los exámenes, siempre que sea posible, utilizar las mismas técnicas de evaluación que al resto de sus compañeros. Si el estudiante tiene dificultades en la escritura o en el habla, facilitar el realizar la prueba de forma acorde a sus capacidades.
Se recomienda incrementar un 25% el tiempo del examen cuando sea necesario.
Definición de discapacidad motriz, tomada de la Profesora Titular de la Escuela de Enfermeria de la UCM, Dª Carmen Crespo Puras
Fuentes de información:
http://es.wikipedia.org/wiki/Deficiencia_motriz
http://www.clubuniopacifico.galeon.com/aficiones1453209.html
http://www.enehrl.edu.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=119%3Adiscapacidad-motriz&catid=51%3Atips-academicos&Itemid=192〈=mx
http://www.ucm.es/?a=directorio/oipd&d=0002270
Aportación de Claudia Lorena Ramírez Cárdenas



La Discapacidad Motriz

Según la clasificación del INEGI incluye deficiencias y discapacidades para caminar, manipular objetos y coordinar movimientos (por ejemplo una restricción grave de la capacidad para desplazarse), así como para utilizar brazos y manos. Por lo regular, estas discapacidades implican la ayuda de otra persona o de algún instrumento (silla de ruedas, andadera etc.) o prótesis para realizar actividades de la vida cotidiana.

GRUPO 2 DISCAPACIDADES MOTRICES

SUBGRUPO 210 SUBGRUPO 220

DISCAPACIDADES DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES, TRONCO, CUELLO Y CABEZA DISCAPACIDADES DE LAS EXTREMIDADES SUPERIORES


Grupo 2 Discapacidades motrices

Comprende a las personas que presentan discapacidades para caminar, manipular objetos y de coordinación de movimientos para realizar actividades de la vida cotidiana.

Este grupo lo conforman tres subgrupos: 210 Discapacidades de las extremidades inferiores, tronco, cuello y cabeza, el 220 Discapacidades de las extremidades superiores.


Subgrupo 210 Discapacidades de las extremidades inferiores, tronco, cuello y cabeza

Comprende a las personas que tienen limitaciones para moverse o caminar debido a la falta total o parcial de sus piernas. Comprende también a aquellas que aún teniendo sus piernas no tienen movimiento en éstas, o sus movimientos tienen restricciones que provocan que no puedan desplazarse por sí mismas, de tal forma que necesitan la ayuda de otra persona o de algún instrumento como silla de ruedas, andadera o una pierna artificial (prótesis). Incluye a las personas que tienen limitaciones para desplazarse y que no cuentan con ningún tipo de ayuda, así como a las personas que cojean para caminar.

Este subgrupo también incluye a las personas que tienen limitaciones para doblarse, estirarse, agacharse para recoger objetos y todas aquellas discapacidades de movimiento de tronco, cuello, y cabeza (excepto parálisis facial); así mismo incluye a las deficiencias músculo-esqueléticas que afectan la postura y el equilibrio del cuerpo.

Quedan comprendidas también en este subgrupo las personas que tienen carencia o dificultades de movimiento en tronco, cuello y cabeza combinada con la falta de movimiento en las piernas.


Subgrupo 220 Discapacidades de las extremidades superiores

Comprende a las personas que tienen limitaciones para utilizar sus brazos y manos por la pérdida total o parcial de ellos, y aquellas personas que aun teniendo sus miembros superiores (brazos y manos) han perdido el movimiento, por lo que no pueden realizar actividades propias de la vida cotidiana tales como agarrar objetos, abrir y cerrar puertas y ventanas, empujar, tirar o jalar con sus brazos y manos etcétera.





http://www.inegi.gob.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/clasificadores/Clasificación%20de%20Tipo%20de%20Discapacidad.pdf

Aportación: Rosa Laura Díaz Serrano




DEFINICIONES




Discapacidad motriz


Alteración de la capacidad del movimiento que implica en distinto grado a las funciones de desplazamiento y/o de manipulación, bucofonatorias o de la respiración, que limita a la persona en su desarrollo personal y social.
La movilidad limitada es la que presenta una persona a causa de una secuela, manifiesta alteraciones generales o específicas, dificulta el desplazamiento de las personas, haciéndolo lento y difícil, algunas veces no es visible y en otras se requiere de apoyos especiales tales como: aparatos ortopédicos, bastón, muletas, andadera o silla de ruedas, ortesis o prótesis.
La discapacidad motora se define como un trastorno del movimiento y de la postura debido a un defecto o lesión del cerebro inmaduro. La lesión cerebral no es progresiva y causa un deterioro variable de la coordinación de la acción muscular, con la resultante incapacidad del niño para mantener posturas normales y realizar movimientos normales. Este impedimento motor central se asocia con frecuencia con afectación de lenguaje, de la visión y de la audición, con diferentes tipos de alteraciones, de la percepción, cierto grado de retardo mental y/o epilepsia.


Se dice que un niño tiene una discapacidad motora cuando sus miembros superiores y/o inferiores no logran desarrollarse normalmente.
Una persona con discapacidad motora es aquella que presenta de manera transitoria o permanente alguna alteración de su aparato motor, debido a un deficiente funcionamiento en el sistema nervioso, muscular y /u óseo, o en varios de ellos relacionados, que en grados variables limita alguna de las actividades que puede realizar el resto de las personas de su edad.
Esta discapacidad implica la limitación del normal desplazamiento físico. Las personas que tienen este tipo de discapacidades pueden ser:
Semiambulatorias: se movilizan ayudadas por elementos complementarios, como ser muletas, bastones, andadores, etc.
No ambulatorias: sólo pueden desplazarse con silla de ruedas. Esto implica la fundamental importancia de estos elementos para las personas con discapacidad.












¿CÓMO SE DETECTA LA DISCAPACIDAD MOTORA?


El diagnóstico del niño con discapacidad motora es muy difícil en lactantes menores de 4 meses e inclusive en los de 6 si el problema es leve. Los signos consisten principalmente en retardo del desarrollo motor y persistencia de reacciones primitivas. En los casos más leves a veces el diagnóstico se hace a los 18 meses cuando el niño debería caminar.
A medida que el niño se torna más activo, van instalándose posturas y movimientos anormales, que cambian según las adapte a sus actividades funcionales. Estos cambios se operan de acuerdo con líneas previsibles, pero difieren entre los diversos tipos de parálisis cerebral: cuadriplejías y diplejías espásticas o hemiplejías y atetosis.






CAUSAS


Las causas de esta discapacidad pueden ser por secuelas neurológicas, miopáticas, ortopédicas o reumatológicas. Las secuelas neurológicas se dividen en cerebrales (parálisis o hemiplejia) o medulares.


Antes del nacimiento – Congénitas Adquiridas
-Deficiente desarrollo de las células cerebrales.
-Trastornos patológicos en la madre (convulsiones, enfermedades de riñones, incompatibilidad de factor RH, rubeola, desnutrición, fumar, alcohol y droga).




Después del nacimiento
-Parto prematuro
-Uso de forces
-Dificultad del parto (mayor duración, “anoxia”)




Durante la infancia
-Infecciones de la infancia, acompañadas de temperaturas altas (meningitis), falta de oxigenación (ahogamiento), traumatismo craneoencefálico (accidentes), golpes (niño maltratado), envenenamiento (plomo)




Tipos de parálisis cerebral
Existen diferentes tipos de parálisis cerebral que se clasifican de acuerdo a tres factores (tono postural, tipo de alteración de la intervención recíproca y distribución de la discapacidad).
Una comprensión de todos estos factores, nos llevará no sólo a una mejor comprensión de la naturaleza del impedimento de estos niños, sino que también formará la base para una orientación racional, del tratamiento y del manejo.
Cuadriplejía: Se encuentra afectado todo su cuerpo, presentando movimientos involuntarios (asimetría), alteraciones de postura, movimiento, cuando es espástico se presenta rigidez y tensión muscular. Habitualmente los niños presentan dificultad en la alimentación y ciertos compromisos de lenguaje y de articulación de la palabra.
Diplejía: Es también, el compromiso de la totalidad del cuerpo, pero la mitad inferior se encuentra más afectada que la superior. El control de la cabeza, de los brazos y de las manos está por lo general poco afectado y la palabra hablada puede ser normal, no obstante no es excepcional la presencia de estrabismo. A veces la parte superior se encuentra tan levemente comprometida que se diagnóstica paraplejía cerebral.
Hemiplejía: Es el compromiso de un solo lado.
Todos estos pueden ser en forma pura o combinados con:
-Espasticidad
-Atetosis
-Ataxia
-Rigidez
-Temblor
Discapacidad Motriz Asociada a Daño Neurológico


Los alumnos con discapacidad motriz asociada a daño neurológico presentan alteraciones en el área motriz, problemas de tono muscular, perceptuales y de coordinación. Además, también puede tener dificultades en su capacidad intelectual.
Discapacidad Motriz solo Físico
Los alumnos presentan limitaciones en la movilidad de algunas de las extremidades o bien carecen de uno o mas segmentos del cuerpo que puede ser derivado de naturaleza congénita o adquirida.
DISCAPACIDAD MOTRIZ EN EL APRENDIZAJE
Las discapacidades motrices se relacionan con:
La motricidad gruesa que implica habilidades para coordinar y para utilizar grupos de músculos grandes, con lo cual la incapacidad de esta habilidad dificulta actividades como el saltar, el correr o el trepar.
La motricidad fina que implica habilidades para coordinar y utilizar grupos de músculos pequeños, con lo cual la incapacidad de esta habilidad genera dificultades en utilizar la mano dominante de una forma rápida y legible, con escritura pobre, dificultades en la escritura como el deletrear, gramática, hacer espacios como una incapacidad escrita del lenguaje, aprender a brocharse los botones, cremalleras, colorear en la misma línea, a usar tijeras, el uso de utensilios para comer, o de un lápiz o de un bolígrafo para hacer letras y escribir.
En el desorden sensorial de la integración (como un esquema más amplio): además de la motricidad fina y gruesa puede haber dificultades para procesar información, planear funciones, para identificar la información procedente de las terminaciones de la piel. Además suelen ser sensibles a una mala interpretación del tacto, dolor, situación espacial del cuerpo en relación a la gravedad, y posición en el espacio.
¿Qué generan estos esquemas de comportamiento relacionados con una incapacidad de la modulación?
-Dificultades para modular la ansiedad
-Dificultades para regular los enfados
-Dificultades para regular el humor, la excitación, el comportamiento maniaco, pudiendo desencadenar mas adelante depresione so trastornos bipolares.
-Habilidad para regular pensamientos y comportamientos.
-La presencia de “tics”, motrices o vocales..
Los problemas de motricidad no tienen por qué afectar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Aunque es frecuente que los estudiantes con esta discapacidad necesiten algunas adaptaciones.
- Si en la clase hay un estudiante con esta discapacidad, lo más recomendable es hablar personalmente y pedirle que nos informe de sus necesidades.
- Ubicar a los estudiantes con esta discapacidad en las aulas accesibles de las Facultades y Escuelas, facilitando puestos reservados en las primeras filas.
- Proporcionar mobiliario adaptado.
- Permitir el uso de ordenador, grabadora y cualquier otra ayuda técnica que el estudiante necesite, y siempre que sea posible, proporcionarle los apuntes, bibliografía, transparencias, etc, con antelación para que pueda seguir las clases con normalidad.
- Si el estudiante tiene dificultades en la toma de apuntes, y tiene apoyo de una persona voluntaria, permitir la estancia del voluntario/a.
- En ocasiones es recomendable flexibilizar los plazos en la presentación de trabajos.
- En los exámenes, siempre que sea posible, utilizar las mismas técnicas de evaluación que al resto de sus compañeros. Si el estudiante tiene dificultades en la escritura o en el habla, facilitar el realizar la prueba de forma acorde a sus capacidades.
- Se recomienda incrementar un 25% el tiempo del examen cuando sea necesario.
MEDIDAS DE SEGURIDAD EN CASO DE EMERGENCIA


Cuando se apoye a una persona con discapacidad motriz se debe de observar lo siguiente:
-Preguntar con naturalidad si necesita ayuda
-Ajustar tu paso al de la persona con discapacidad
-Si utiliza bastón, andadera, o muletas no lo separes de su apoyo especial
Para auxiliar a una persona con silla de ruedas y cuando sean de uno a tres escalones debes de considerar:
-Estar atento a los obstáculos que puedan frenar las ruedas delanteras (1).
-Para subir un escalón, inclina la silla hacia atrás, apoyando un pie en los tubos que sobresalen en la parte trasera, sube primero las ruedas delanteras y después las traseras (2).
-Para bajar un escalón ubica las ruedas traseras al borde de éste y baja primero las ruedas traseras y después con cuidado baja las delanteras. Recuerda que el posapies (3) sobresale de la silla, cuida de no golpearlo.
-Para cargar la silla, se necesitan dos personas, nunca se debe hacer del descansa-brazos (4), sino del tubo vertical ubicado frente a las llantas traseras con una mano (5) y con la otra del manubrio (6).
Fuente:
http://www.seq.gob.mx/portal/niveles_educativos/basica/educ_especial_motriz.php
http://www.mailxmail.com/curso-trastornos-aprendizaje-ninos-adolecentes-dislexia/discapacidad-motriz
http://personaconnee.blogspot.com/
http://www.ucm.es/?a=directorio/oipd&d=0002270
http://cuidadoinfantil.net/%C2%BFque-es-la-discapacidad-motora.html
Aportación: Rosa María Domínguez Martínez



DISCAPACIDAD MOTRIZ
La discapacidad motriz se presenta cuando una persona muestra de manera transitoria o permanente alguna alteración de su aparato motor, debido a un deficiente funcionamiento en el sistema nervioso muscular y/o óseo-articular, o en varios de ellos relacionados, que en grados variables limita alguna de las actividades, que puede realizar el resto de las personas de su edad.
Es irreversible, no progresiva. Se caracteriza por; anormalidades en la postura y movimiento y puede acompañarse de efectos perceptuales como: visuales, auditivos y de lenguaje.
Dependiendo el tipo de discapacidad, a las personas se les clasifica entre ambulatorios y no ambulatorios. Los ambulatorios son aquellas personas que pueden usar sus miembros inferiores para sostenerse de pie y sus miembros superiores para manipular los apoyos (bastón, muletas, andadera, etc.). Los no ambulatorios son aquellos que necesitan una silla de ruedas para movilizarse, debido al grado de su discapacidad.
Existen distintas causas por las que puede darse la discapacidad motriz:
Causas Prenatales. Son aquellas que se adquieren durante el embarazo, pueden ser causados por enfermedad o traumatismo de la madre, también por prematuridad en el nacimiento y pueden derivar en problemas de tipo metabólico, malformaciones del bebé o daño cerebral.
Causas Perinatales. Son problemas que se producen generalmente en el momento del parto (partos con posición incorrecta, vueltas de cordón alrededor del cuello del feto, partos largos con sufrimiento fetal, etc.), que pueden causar tanto alteraciones osteo-articulares (parálisis braquial, torticolis,etc.) como daño cerebral (por anoxia o falta de oxígeno al cerebro).
Causas Postnatales. Ocasionadas por enfermedades en el bebé (meningitis, coma diabético, deshidratación, etc.) o por traumatismos (accidentes fortuitos o provocados, absorción involuntaria del propio vómito, etc.)
Las discapacidades motrices se relacionan con:
La motricidad gruesa, la motricidad fina y la integración sensorial.
• La motricidad gruesa implica habilidades para coordinar y para utilizar grupos de músculos grandes, con lo cual la incapacidad de esta habilidad dificulta actividades como el saltar, el correr o el trepar.
• La motricidad fina implica habilidades para coordinar y utilizar grupos de músculos pequeños, con lo cual la incapacidad de esta habilidad genera dificultades en utilizar la mano dominante de una forma rápida y legible, con escritura pobre, dificultades en la escritura como el deletrear, gramática, hacer espacios como una incapacidad escrita del lenguaje, aprender a abrocharse los botones, cremalleras, colorear en la misma línea, a usar tijeras, el uso de utensilios para comer, o de un lápiz o un bolígrafo para hacer letras y escribir.
• En el desorden sensorial de la integración (como un esquema más amplio): además de la motricidad fina y gruesa puede haber dificultades para procesar información, planear funciones, para identificar la información procedente de las terminaciones de la piel. Además suelen ser sensibles a una mala interpretación del tacto, dolor, situación espacial del cuerpo en relación a la gravedad, y posición en el espacio.
Para iniciar con el tema de discapacidad motriz, es importante que entiendas la función del sistema nervioso, porque en la discapacidad motriz intervienen las funciones cerebrales que envían información al cuerpo a través de los nervios, sobre cómo moverse y por qué es necesaria la interpretación adecuada de las sensaciones que llegan a él. Comenzaremos explicándote que el cerebro cumple con tres funciones principales:
a) Sensitiva. El cerebro es capaz de sentir determinados cambios o estímulos del interior del organismo, es decir, el medio interno (como un dolor de estómago); también fuera de él, es decir, el medio externo (por ejemplo, una gota de lluvia que cae en la mano o el perfume de una rosa).
b) Integradora. La información sensitiva se analiza, se almacenan algunos aspectos y se toman decisiones de la conducta a seguir.
c) Motora. Es la respuesta que el cerebro organiza a partir de los estímulos; por ejemplo, contracciones musculares, movimientos o secreciones glandulares como la salivación al ver un alimento.
El sistema nervioso está compuesto por:
a) Neuronas. Células que forman el sistema nervioso central. Se encuentran en el cerebro y en la médula espinal. Su principal tarea es recibir y enviar información, decirnos y hablarnos sobre nuestro cuerpo y ambiente, y cómo producir y dirigir nuestras acciones y pensamientos.
b) Médula espinal. Además de neuronas, contiene terminaciones nerviosas que llevan la información de los sentidos al cerebro; otras llevan de regreso la información motora a músculos y órganos.
La discapacidad motriz constituye una alteración de la capacidad del movimiento que afecta, en distinto nivel, las funciones de desplazamiento, manipulación o respiración, y que limita a la persona en su desarrollo personal y social. Ocurre cuando hay alteración en músculos, huesos o articulaciones, o bien, cuando hay daño en el cerebro que afecta el área motriz y que le impide a la persona moverse de forma adecuada o realizar movimientos finos con precisión. La discapacidad motriz se clasifica en los siguientes trastornos:
1. Trastornos físicos periféricos. Afectan huesos, articulaciones, extremidades y músculos. Se presentan desde el nacimiento (por ejemplo, algunas malformaciones de los huesos), o bien, son consecuencias de enfermedades en la infancia (como la tuberculosis ósea articular). Algunos accidentes o lesiones en la espalda dañan la médula espinal e interrumpen la comunicación de las extremidades (brazos y piernas) hacia el cerebro y viceversa.
2. Trastornos neurológicos. Significan el daño originado en el área del cerebro (corteza motora cerebral) encargada de procesar y enviar la información de movimiento al resto del cuerpo.
Origina dificultades en el movimiento, y en el uso, sensaciones y control de ciertas partes del cuerpo. Los más comunes son la parálisis cerebral, los traumatismos craneoencefálicos y los tumores localizados en el cerebro.
La parálisis cerebral es el trastorno motor más común en los niños de edad escolar. Constituye una anormalidad de la función motora debida a un defecto, lesión o enfermedad no evolutiva del sistema nervioso central, contenido en la cavidad craneana; ocurre durante el desarrollo neurológico temprano y con frecuencia se asocia a diversos trastornos de la esfera neuropsíquica, sensorial y del lenguaje.
Clasificación
La parálisis cerebral se clasifica con base en sus características funcionales y en la ubicación de las alteraciones de la movilidad en el cuerpo. En primer lugar se describen tres tipos, con base en la funcionalidad del movimiento:
1. Espasticidad. La lesión se ubica en la corteza motora cerebral, es decir, en las áreas del cerebro responsables del movimiento. Está asociada a la ejecución de movimientos voluntarios. El daño en esta parte del cerebro se manifiesta por la incapacidad para ejecutar movimientos voluntarios, en especial los más finos, por ejemplo, movimiento de las manos. Los niños espásticos se caracterizan por movimientos rígidos, bruscos y lentos. También se afectan los músculos de la alimentación y el habla, los de la boca y rostro, lo cual genera problemas en la alimentación y el habla.
2. Atetosis. La lesión se ubica en un área del cerebro que se encarga de mantener la postura estática (es decir, el estado de reposo) y de los movimientos involuntarios (por ejemplo, los reflejos para mantener el equilibrio y la postura, los movimientos respiratorios o el parpadeo, entre muchos otros). Esta área del cerebro se llama “sistema extrapiramidal”, y la lesión ocasiona movimientos exagerados que van de la hiperextensión (brazos o piernas muy estirados) a la flexión total o parcial; también hay movimientos involuntarios en los músculos, necesarios para producir el habla, lo que origina gestos exagerados al hablar.
3. Ataxia. La lesión se encuentra en el cerebelo. Los niños experimentan dificultades para medir su fuerza y dirección de los movimientos (por ejemplo, alteraciones en la postura, en las reacciones de equilibrio, sin coordinación de los brazos y problemas para chupar, comer y respirar).
También hay dificultades para realizar movimientos precisos y nuevos patrones de movimiento.
Ahora bien, los cambios en los movimientos se clasifican con base en las áreas del cuerpo
afectadas:
a) Monoplejia. Un solo miembro del cuerpo.
b) Diplejia. Afecta las extremidades inferiores (piernas).
c) Triplejia. Afecta un miembro superior (un brazo) y las extremidades inferiores (piernas).
d) Hemiplejia. Afecta el lado derecho o izquierdo del cuerpo.
e) Cuadriplejia. Afecta las cuatro extremidades del cuerpo (brazos y piernas).

Problemas asociados a la discapacidad motriz
Los niños con discapacidad motriz y principalmente originada por una parálisis cerebral (daño al cerebro) experimentan otros cambios o problemas asociados. No siempre ocurren estos problemas, pero es necesario conocerlos para su descubrimiento, porque impiden el aprendizaje.
Dificultades visuales. Algunos niños sufren problemas de agudeza visual; también dificultades para enfocar objetos (por ejemplo, en ocasiones los ven borrosos o en sus ojos hay movimientos involuntarios), para comprender las distancias (por ejemplo, ven objetos más lejos de lo que están) y para ubicar su cuerpo en el espacio.
Estrabismo. No mueven adecuadamente uno de los ojos o se les va hacia un lado, lo que les dificulta enfocar objetos.
Pie varo o valgo. Deformación en la articulación del tobillo, que ocasiona limitaciones en el andar.
Anemia. Algunos niños con parálisis cerebral sufren problemas para la asimilación de los nutrientes y están bajos de peso.
Infecciones de vías respiratorias.

Detección de alumnos con discapacidad motriz
Algunos niños pueden caminar, aunque con dificultades. Otros no mueven adecuadamente sus brazos y manos, pero pueden efectuar actividades diversas. Algunos indicadores te servirán para observar las características de movimiento de los alumnos y determinar sus posibilidades de participación dentro del grupo:
• Posiciones estáticas.
• Habilidades con la pelota.
• Prensión y manipulación.
• Funciones perceptuales: visión.
La discapacidad motora se define como la dificultad que presentan algunas personas para participar en actividades propias de la vida cotidiana, que surge como consecuencia de la interacción entre una dificultad específica para manipular objetos o acceder a diferentes espacios, lugares y actividades que realizan todas las personas, y las barreras presentes en el contexto en el que se desenvuelve la persona.
Las barreras, son de distinto tipo, por ejemplo, si la dificultad de un niño o niña se refiere a la movilidad de sus extremidades inferiores, no podrá acceder autónomamente, a las dependencias de edificios o viviendas que no tengan rampas o ascensores adecuados, no podrá usar los servicios higiénicos que no estén habilitados, no podrá acceder a los medios de transporte público, difícilmente podrá practicar deportes si no están adaptados, o simplemente, trasladarse cómodamente por las calles de la ciudad las que están llenas de obstáculos. Así, más allá de sus limitaciones o dificultades físicas efectivas, las barreras de un entorno hecho por y para personas sin discapacidad, condicionarán en el niño o niña, una percepción alterada de sus posibilidades reales, y una dependencia absoluta de los otros u otras.
Como se puede apreciar en la definición, la discapacidad motora no depende entonces únicamente de las características físicas o biológicas del niño o niña, sino que se trata más bien de una condición que emerge producto de la interacción de esta dificultad personal con un contexto ambiental desfavorable.
La mejor manera de comprender al otro es poniéndose en su situación, esta experiencia muestra que para una persona con dificultades de movilidad, independientemente de cuál sea la causa o profundidad de ésta, el grado de dificultad que pueda experimentar para participar adecuadamente en la vida cotidiana, no dependerá únicamente de ella, sino también de cuan amigable y cuan flexible sea el entorno físico que le rodea, en función de las diferentes condiciones de la persona, constatando así el carácter social y cultural de la discapacidad.
Esta nueva concepción de discapacidad tiene enormes consecuencias para el ámbito educativo, en este caso, para posibilitar en igualdad de condiciones el aprendizaje y la convivencia social de los niños y niñas que presentan NEE asociadas a discapacidad motora.
Para favorecer la integración de los niños y niñas en los centros de educación existen una serie de ideas en torno a las dificultades motoras que se deben revisar, de modo de conocer de mejor forma a los niños y niñas que la presentan.
Existen diferentes grados de compromiso motor y no todas las personas tienen la misma dificultad para moverse o desplazarse. La discapacidad motora, se presentan diversos grados de compromiso funcional motor que requieren diversas ayudas y tienen repercusiones variadas en la integración social, familiar y escolar de los individuos. Por ejemplo, existen muchos niños y niñas que presentan trastornos motores leves, que no son perceptibles a primera vista, por lo que tienen mayor posibilidad de adquirir y/o desarrollar un patrón de marcha o movimiento dentro de los límites de normalidad, sin embargo, es probable que de todas formas requieran ciertos apoyos que faciliten estas funciones.
En otros casos, existe un compromiso motor más severo que impide el movimiento o el desplazamiento en forma independiente y, por tanto, se requerirán ayudas técnicas para desplazarse o moverse. También, pueden evidenciar problemas de comunicación a nivel expresivo o problemas de manipulación. Por ello, independientemente del grado de compromiso motor, el desafío en el ámbito educativo, debe centrarse en las estrategias pedagógicas que se usarán para dar respuesta de la mejor manera posible a las necesidades de desarrollo y aprendizaje de los niños y niñas con dificultad motora. Las personas con discapacidad motora también tienen problemas para comunicarse, el habla es una actividad básicamente neurofisiológica que puede verse afectada por cualquier trastorno del sistema neuromuscular, por lo que algunos niños que presentan dificultades motoras tienen también problemas para comunicarse.
No poder comunicarse con los alumnos o alumnas, es una de las situaciones que mayor angustia produce en los profesionales de la educación, como también en las familias de los niños y niñas. Desde el punto de vista de los niños con problemas de habla, el no poder comunicar sus necesidades, sentimientos, pensamientos, etc., es también altamente angustiante para ellos.
En algunos casos puede haber ausencia de lenguaje oral, especialmente en aquellos casos de problemas motores más complejos (tipos de parálisis cerebral). La ausencia de lenguaje oral puede ser debida a múltiples causas o razones, como por ejemplo: severas dificultades de articulación (anartria o grave disartria); por déficit cognitivo o nivel de maduración que no permite la emisión del habla con intencionalidad comunicativa; por problemas de la codificación de la información a nivel central (afasia); por problemas de audición asociados (hipoacusia, sordera); por problemas de interacción con el medio.
Por esta razón, el desafío para la práctica pedagógica de educadoras y educadores, cuando tienen entre sus estudiantes a un niño o niña que presenta dificultades de expresión oral como consecuencia de un problema motor, es favorecer en todo momento, el desarrollo de sus habilidades comunicativas a través de diversas vías. Este hecho es de suma relevancia, ya que los problemas de comunicación y comprensión, pueden llevar a niños y niñas al fracaso en sus aprendizajes no por problemas de sus capacidades, sino por falta de comunicación en la interacción con los demás.
Las personas con discapacidad motora presentan problemas intelectuales, la presencia de discapacidad motora no implica dificultades intelectuales. Es muy importante diferenciar entre estas dos situaciones puesto que asociar la discapacidad motora con dificultades intelectuales, sobre todo en niños y niñas pequeños, equivale a confundir dos déficit de naturaleza muy distinta.
Presentar discapacidad motora equivale a tener un problema específico para la movilidad, el desplazamiento, el control postural o la manipulación, situación que nada tiene que ver con el procesamiento cognitivo o intelectual de la información. Regularmente, la discapacidad motora tiene que ver con un daño en el sistema neuro músculo esquelético. El déficit intelectual en cambio, se relaciona con problemas para el procesamiento de información de cualquier tipo y depende de la presencia de una disfunción o daño a nivel del sistema
nervioso central (SNC).
Los vínculos afectivos que le proporcionen contacto físico, cariño, ternura, sentirse querido poder relacionarse y jugar con otros niños y niñas de su edad, ser reconocido/a en sus capacidades y fortalezas, no sólo en sus limitaciones, poder acceder a experiencias que estimulen en forma persistente y sistemática, el desarrollo de todas sus capacidades y potencialidades, convivir con adultos que acojan sus emociones y que orienten y pongan límites a su conducta, para aprender a relacionarse, manejar la frustración y evitar los peligros y problemas.
La discapacidad motora y las NEE
Todos los niños y niñas pueden y deben participar junto con otros niños de su edad “La Educación es para Todos”. A la hora de plantearse esta situación es necesario considerar los elementos que deben adecuarse a las características de ese niño o niña para otorgarle la respuesta educativa que requiere: sensibilización de la comunidad educativa, capacitación del personal a cargo de la educación, equipamiento con el material didáctico y las ayudas técnicas que favorezcan su desarrollo, participación y aprendizaje junto a los demás niños y niñas.
Los factores a considerar para ingresar a una escuela son que no exista contraindicación médica para que el niño o niña se integre al sistema de educación, tener claridad del diagnóstico motor que tiene el niño o niña, para brindar los cuidados necesarios que eviten riesgos, por ejemplo, evitar las caídas en un niño que tiene osteogénesis imperfecta, por el riesgo de fracturarse con leves golpes.
Por ello, para preparar el contexto escolar se deben implementar las medidas y recursos de apoyo, de diverso tipo, que el niño o la niña requieren para aprender y participar con igualdad de oportunidades. Esto es de gran importancia, para que las dificultades que presente a causa de su déficit, tengan menor influencia en su proceso de aprendizaje. La idea entonces, es identificar y minimizar los efectos negativos de aquellos elementos, denominados barreras, que pueden dificultar el éxito de dicho proceso. Así por ejemplo, deben considerarse los aspectos más generales del establecimiento; los espacios específicos donde sé intencionan la mayor parte de los aprendizajes; las redes de apoyo del entorno inmediato; la familia; entre otros aspectos.
Para profundizar en esta dirección, el análisis se centrará a continuación, en disminuir las barreras del contexto escolar, favoreciendo con ello, la participación y el aprendizaje de los niños y niñas con NEE asociadas a discapacidad motora.
Realizar las adecuaciones curriculares atingentes a las necesidades educativas especiales que presentan.
Orientar la relación positiva y natural entre todos los miembros del centro educativo con los niños y niñas que presentan NEE asociadas a discapacidad motora, evitando hacia ellos/ ellas la sobreprotección o el rechazo.
Destacar en la comunidad educativa, las fortalezas y posibilidades de desarrollo de los niños o niñas con discapacidad motora, evitando centrarse en su déficit o en los problemas que presenta.
Fomentar en los niños y niñas conductas de autonomía e independencia brindando el apoyo estrictamente necesario para su normal desenvolvimiento en el jardín o escuela. Trabajar en colaboración con el equipo de integración y/o con el equipo de docentes, paradocentes y unidad educativa y con las instituciones de rehabilitación a las que asisten los niños y niñas con discapacidad motora. Compartir con los/las colegas la información actualizada de las características, logros, necesidades y desarrollo de los niños o niñas con discapacidad motora integrados en el establecimiento.
Incorporar la participación de los niños y niñas con discapacidad motora en las distintas actividades programadas dentro y fuera del establecimiento educacional: paseos recreativos, salidas pedagógicas, excursiones, etc.
Preparar los espacios físicos del establecimiento y del aula, de manera que se eliminen las barreras arquitectónicas, construyendo rampas o emparejando terrenos irregulares, ensanchando puertas, adaptando baños, poniendo barandas en las escaleras, gomas antideslizantes para facilitar la movilidad y el desplazamiento a los niños y niñas que utilizan silla de ruedas, bastones, muletas u otros elementos de ayuda para la marcha.
El espacio físico requiere además de algunas consideraciones que se deben tener presentes:
Privilegiar salas en el primer piso, donde permanezca el niño o niña, si el establecimiento no cuenta con rampa o ascensor. Modificar la altura de tableros, espejos, perchas, para que puedan estar al alcance y ser utilizados por todos los estudiantes incluidos los niños y niñas con discapacidad motora.
Instalar tiradores de puertas y armarios para que puedan ser utilizados por niños y niñas que presentan dificultad en la manipulación. Adecuar el mobiliario escolar de manera que el niño o niña con discapacidad motora pueda utilizarlo y trabajar junto con sus pares.
En el caso de niños y niñas con dificultad en la funcionalidad de las extremidades superiores (brazos y manos), se sugiere fijar el material a la mesa de trabajo, agrandar el formato de las actividades gráficas (dibujos), simplificar y crear material de apoyo, para facilitar la manipulación y la prensión de algunos instrumentos pedagógicos (lápices, pinceles, tijeras, plumones, etc.).
Para el uso del baño es necesario hacer algunas adaptaciones que brinden independencia al niño o niña, como: poner barandas laterales en la taza de baño, en dónde se pueda afirmar, especialmente en las transferencias de la silla de ruedas a la taza del baño.
Probar con diferentes adaptaciones en las prendas de vestir: reemplazar cierres o botones por velcro, utilizar botones grandes, usar ropa con elástico en vez de cierre.
Ubicar lavamanos a diferentes alturas (uno más bajo) y que considere el acceso de la silla de ruedas, poner el espejo inclinado para que permita al niño y niña en silla de ruedas mirar su imagen.
Contar con una grifería adecuada en el lavamanos para ser manipulada con facilidad por niños y niñas que usen prótesis de brazo (gancho), o que tengan disminuida la fuerza muscular.
El trabajo a realizar con los padres y apoderados plantea el desafío de conseguir la mayor participación de todos y todas en los procesos de aprendizaje de sus hijos e hijas. Sin embargo, debido a que existen algunas temáticas que son específicas de las familias de niños o niñas que presenten NEE, es importante considerar que, en ocasiones, se requerirá trabajar solamente con estas familias, algunos temas como; beneficios legales, información sobre apoyos específicos, instituciones que ofrecen servicios especializados, entre otros,
que puedan surgir de las propias familias, así como prepararlos para que apoyen los aprendizajes de sus hijos/as en el hogar.
Para trabajar con las familias respecto al tema de la discapacidad motora, se pueden implementar talleres donde se converse acerca de algunos aspectos de ella, tales como, invitar a una persona adulta con discapacidad motora para que comparta su experiencia personal con respecto a las barreras físicas del entorno o actitudes de las personas; recorrer el centro educativo e identificar las barreras del espacio físico para una persona en silla de ruedas, por ejemplo, entre otras posibilidades.
Como se señaló con anterioridad, existen algunas temáticas que son más relevantes para las familias de los niños y niñas que presentan NEE, que indica la conveniencia de trabajar, ocasionalmente, con ellas como grupo o en forma individual. Esto, con el objetivo de entregarles recursos específicos para fortalecer su rol y establecer la coordinación necesaria para que las acciones en el hogar vayan en el mismo sentido que en el centro educativo.
http://200.68.0.250/usuarios/edu.especial/File/GuiaMotora.pdf
http://www.buenastareas.com/ensayos/Discapacidad-Motriz/155208.html
http://www.mailxmail.com/curso-trastornos-aprendizaje-ninos-adolecentes-dislexia/discapacidad-motriz
http://www.conafe.gob.mx/mportal7/EducacionInicial/discapacidad-motriz.pdf
Aportación: Ricardo López Marmolejo




Discapacidad Motriz

Por Viviana Calamaco


Discapacidad Motriz

La discapacidad motriz se presenta cuando una persona muestra de manera transitoria o permanente alguna alteración de su aparato motor, debido a un deficiente funcionamiento en el sistema nervioso muscular y/o óseo-articular, o en varios de ellos relacionados, que en grados variables limita alguna de las actividades, que puede realizar el resto de las personas de su edad.

Es irreversible, no progresiva. Se caracteriza por; anormalidades en la postura y movimiento y puede acompañarse de efectos perceptuales como: visuales, auditivos y de lenguaje

Dependiendo el tipo de discapacidad, a las personas se les clasifica entre ambulatorios y no ambulatorios. Los ambulatorios son aquellas personas que pueden usar sus miembros inferiores para sostenerse de pie y sus miembros superiores para manipular los apoyos (bastón, muletas, andadera, etc.). Los no ambulatorios son aquellos que necesitan una silla de ruedas para movilizarse, debido al grado de su discapacidad.

Existen distintas causas por las que puede darse la discapacidad motriz:

Causas Prenatales. Son aquellas que se adquieren durante el embarazo, pueden ser causados por enfermedad o traumatismo de la madre, también por prematuridad en el nacimiento y pueden derivar en problemas de tipo metabólico, malformaciones del bebé o daño cerebral.

Causas Perinatales. Son problemas que se producen generalmente en el momento del parto (partos con posición incorrecta, vueltas de cordón alrededor del cuello del feto, partos largos con sufrimiento fetal, etc.), que pueden causar tanto alteraciones osteo-articulares (parálisis braquial, torticolis,etc.) como daño cerebral (por anoxia o falta de oxígeno al cerebro).

Causas Postnatales. Ocasionadas por enfermedades en el bebé (meningitis, coma diabético, deshidratación, etc.) o por traumatismos (accidentes fortuitos o provocados, absorción involuntaria del propio vómito, etc.)

Aportado por María Verónica Islas Hernández

Discapacidad Motriz


Alteración de la capacidad del movimiento que implica en distinto grado a las funciones de desplazamiento y/o de manipulación, bucofonatorias o de la respiración, que limita a la persona en su desarrollo personal y social.

Generalmente son la consecuencia de lesiones medulares, parálisis cerebral, distrofias musculares, esclerosis múltiple, etc.

Los problemas de motricidad no tienen por qué afectar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Aunque es frecuente que los estudiantes con esta discapacidad necesiten algunas adaptaciones.

- Si en la clase hay un estudiante con esta discapacidad, lo más recomendable es hablar personalmente y pedirle que nos informe de sus necesidades.

- Ubicar a los estudiantes con esta discapacidad en las aulas accesibles de las Facultades y Escuelas, facilitando puestos reservados en las primeras filas.

- Proporcionar mobiliario adaptado.

- Permitir el uso de ordenador, grabadora y cualquier otra ayuda técnica que el estudiante necesite, y siempre que sea posible, proporcionarle los apuntes, bibliografía, transparencias, etc, con antelación para que pueda seguir las clases con normalidad.

- Si el estudiante tiene dificultades en la toma de apuntes, y tiene apoyo de una persona voluntaria, permitir la estancia del voluntario/a.

- En ocasiones es recomendable flexibilizar los plazos en la presentación de trabajos.

- En los exámenes, siempre que sea posible, utilizar las mismas técnicas de evaluación que al resto de sus compañeros. Si el estudiante tiene dificultades en la escritura o en el habla, facilitar el
realizar la prueba de forma acorde a sus capacidades.

- Se recomienda incrementar un 25% el tiempo del examen cuando sea necesario.
Definición de discapacidad motriz, tomada de la Profesora Titular de la Escuela de Enfermeria de la UCM, Dª Carmen Crespo Puras
cartel para evitar un mal uso de los ascensores
cartel para evitar un mal uso de los ascensores


Aportación: Verónica A Monjarás Campuzano